LA PLANIFICACIÓN EN LA VIDA DE LOS HIJOS DE DIOS

Comenzaré el presente artículo recordándoles en resumen la vida de José, quien a sus 17 años era el hijo más amado de Israel (Jacob), historia que es narrada en Génesis de los versículos 37 al 50. Este varón tuvo dos sueños que se los contó a sus hermanos y a su Padre:

"Génesis 37:7 – 10: He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más a causa de sus sueños y sus palabras. Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí. Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra a ante ti?"

Sus hermanos que lo aborrecían a causa de ser el hijo preferido de Israel (Jacob) y por sus sueños, para deshacerse de él lo vendieron como esclavo a una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, por veinte piezas de plata, quienes a su vez lo vendieron en Egipto a Putifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia.

Más Dios estaba con José, y todo lo que hacía lo prosperaba, por lo que viendo eso Putifar, lo puso como mayordomo de su casa y le entrego todos sus bienes para que lo administrara, por lo que Dios bendijo la casa, y todas sus posesiones del egipcio, y él no se preocupaba de nada dejando todo en manos de José.

Pero la mujer de Putifar puso sus ojos en José, y le pidió que se acostara con ella, pero él no quiso, porque no era correcto ante los ojos de Dios, por lo que la mujer en venganza acusó a José de intento de violación ante su esposo, quien tomó a José y lo puso en la cárcel donde estaban los presos del Rey.

Pero Dios estaba con José e hizo que le cayera en gracia al Jefe de la cárcel, quien entrego en manos de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión, porque todo lo que hacía José Dios lo prosperaba.

Sucedió que el Jefe de los coperos y de los panaderos del Faraón delinquieron, enviándolos el faraón a Prisión. En la cárcel cada uno tuvo un sueño, de cuyo significado preguntándole a José, interpretó correctamente.

Al jefe de los coperos José le dijo: los tres sarmientos son tres días, al cabo de los cuales el Faraón levantará tu cabeza y te restituirá en tu puesto.

Al jefe de los panaderos José le dijo: Los tres canastillos tres días son, al cabo de los cuales el faraón quitará tu cabeza y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne.

Sucedió que dos años más tarde el Faraón tuvo dos sueños. En el primero soñaba que estaba junto al río, y del él subían siete vacas hermosas a la vista, y muy gordas, y paseaban en el prado. Y tras ellas subían del río otras siete vacas de feo aspecto y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas a la orilla del río; y devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. En el segundo soñó que siete espigas llenas y hermosas crecían de una sola caña, y que después de ellas salían otras siete espigas menudas y abatidas del viento s olano y las siete espigas menudas devoraban a las siete espigas gruesas y llenas.

No encontrando el Faraón entre su gente quien pudiera interpretar su sueño, escucho el consejo del jefe de los coperos quien le contó que en la cárcel José interpretó correctamente el sueño de él y del jefe de los panaderos, por lo que el Faraón mandó traer a José para que interprete su sueño, quien logró interpretar correctamente el mismo, diciéndole:

"He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra. Y aquella abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima. Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se apresura a hacerla. Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre."

El asunto le pareció bien al Faraón y a sus siervos, y dijo Faraón a sus siervos: "¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?"

Y dijo Faraón a José:"Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú."

José tenía 32 años, cuando fue nombrado como el hombre más poderoso de Egipto después del Faraón, y cumpliéndose la interpretación que dio, se encargó de reunir y guardar todo el alimento producido en los siete años de abundancia, lo cual le permitió proteger al pueblo de Egipto y de Israel de la Hambruna, así como reconciliarse con sus hermanos, perdonándolos, y ver a su Padre nuevamente.

Esta bella historia nos sirve para entender que Dios tiene un Plan de vida para cada uno de nosotros, así como lo tuvo con José, el cual si tú lo sigues te conducirá a obtener los siguientes beneficios:

Dios prosperará todo lo que haces en este mundo.Como le pasó a José en su condición de esclavo en la que el fue prosperado y a través de él la casa de Putifar, por lo que Putifar le confió todo lo que tenía, lo cual continuo cuando lo llevaron a la cárcel, en donde Dios nuevamente le prosperó, haciendo que el carcelero llegue a confiar en él y lo ponga como su segundo, mostrando Dios la presencia de él en nosotros a través de la prosperidad.

Pase lo que pase el resultado siempre será bueno para ti. Las cosas que le pasaron a José, aun aparentemente malas; siempre fueron para bien, siempre lo llevaron a algo bueno en su vida, conduciéndolo a llegar a ser el hombre más poderoso de Egipto después del Faraón, lo que es un principió en el Plan de vida de los Cristianos, que fue señalado por Pablo en Romanos 8:28: Y Sabemos que a los que aman a Dios todas las cosas le ayudan a bien, esto es, a los que a conforme a su propósito son llamados.

Dios te colocará en un lugar privilegiado en el mundo. Dios colocó a José en un lugar privilegiado, en una posición en el cual llegó a ser el segundo hombre más poderoso de Egipto después del Faraón, posición que le permitió manejar los alimentos en una época de hambruna, siendo el medio para proteger al pueblo de Israel. Dios te colocará siempre en un lugar privilegiado, en un lugar que te permitirá proteger a su pueblo de cualquier situación mala que se viva en el mundo.

El Plan de Dios es más ambicioso que lo que tu desear para tu vida. Un Plan tiene el objetivo que tu deseas alcanzar y los medios que utilizaras para alcanzar dicho objetivo. En ese sentido Dios tiene el mejor Plan para tu vida, porque el resultado del Plan de Dios siempre te llevará a un resultado mejor que el que tú puedes aspirar o soñar; y lo extraordinario de su Plan es que él se encargará de hacerlo realidad, como lo hizo con José. José nunca hubiese podido aspirar a ser el hombre más poderoso de Egipto, porque no estaba dentro de su realidad; y si lo hubiese deseado; sería muy difícil para él con su propios medios hacer realidad su deseo, pero Dios todo lo puedo y sus deseos son más ambiciosos que los nuestros, sus medios son mejores que los nuestros, lo cual es un principio en el Plan de Vida de los Cristianos, dicho por Dios en Isaías 55:8-9: Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo el Señor. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. El Plan de Dios siempre será bueno para tu vida. Nadie hubiese podido imaginar la hambruna que Dios iba a enviar, no hay plan posible contra una amenaza que no se puede predecir, pero Dios conoce todo lo que sucederá y por lo tanto siempre te cuidará y te conducirá por caminos buenos para tu vida, que te protegerán de las situaciones malas que enfrente el mundo, dándote todo lo que tu necesites para que no sufras o padezcas por dichas situaciones, así como lo hizo con José, lo cual es un principio señalado por Dios en Jeremías 29:11: Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Si sigues el Plan de Dios nadie te hará daño. Sus hermanos y la esposa de Putifar trataron de hacerle daño a José y no pudieron, al contrario, crearon situaciones que siempre llevaron a José a buenas situaciones para su vida, este es otro principio que se aplica al Plan de vida de los Cristianos, si seguimos el Plan de Dios, no habrá nadie que nos pueda hacer daño, conforme Dios lo ha señalado en Isaías 54:15 – 17: Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. He aquí que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he creado al destruidor para destruir. Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.

Es por estas razones queridos hermanos, los invito a seguir el Plan de Dios para su vida, para ello solo tienen que conocer y aplicar la palabra de Dios, aquella que está en la Biblia.

Que Dios los bendiga.

Regresar

“En la vida, no llegaremos a ninguna parte , o haremos lo que esperamos, sin algún tipo de sacrificio.”

- Stephen Saad